domingo, 10 de febrero de 2019

Sábado, 10 de febrero de 2019

Uno es que se los busca así, generalísimos que pretenden mi adhesión total. Debería de entenderlo como un halago, siendo que, considerando en tanto mi talento, no admiten la menor discrepancia. Me quieren entero y solo para cada uno. Y yo que lo había tomado de otro modo. Debería de estar postrado de rodillas agradeciéndoles con hinojos que hayan sido de los únicos que han demostrado la mayor fe en mí.

lunes, 4 de febrero de 2019

Lunes, 4 de febrero

Compré el libro de buena fe: qué decepción. Se cree que en vez de escritor sigue siendo un periodista, con sus flores de un día, superficiales, para mantener a todo el mundo contento.

No recuerdo ya cuantas veces he vuelto y he regresado a un cerro de Lima poblado de Rastas muertas y relojes. Subía y bajaba según podía y llegaba a leer, con la vez rota, un poema, ante la indiferencia general, y mi mano señalaba a una estrella calcinada, mientras los poetas del lugar seguían declamando contra la burguesía y objetos, a los que me abrazaba,  me impedía la huida y llegarme hasta donde Carmina y Madelaine me llevaban ventaja. Así, desde las 02:30 de la madrugada, mientras el zapatense no dejaban de soltar carcajadas y el aire helado entraba por las ventanas corredizas que desde anoche no he podido cerrar, después de la gran limpieza a la que he sometido, ayer tarde, a mi habitación.

miércoles, 30 de enero de 2019

Miércoles 30 de enero de 2019

He soñado que era español de pura cepa. No sé para qué: recibía todas las burlas y golpes.

domingo, 13 de enero de 2019

2019

Jueves, 10 de enero. -"El tonto cree en todo”, escribe Salomón, “el sabio comprende”.

Domingo, 13 de enero. -Me gusta perder el tiempo; por eso le escribo cartas tan extensas como insustanciales. Nos miramos de reojo como dos machos alfa, y yo me conformo con ser una omega, o una hormiga que se ha salido de la recua. 
«Ya fuiste», nos decimos a distancia, dando volteretas entre el sol y la tierra.
Perder el tiempo es como darle la vuelta al guante. Tú me arrebatas rostros, paisajes, voces.... Pero yo me desquito perdiéndote. En tu lugar el espacio es más grande. 
Me ganarás en el pulso. Peor para ti: tendrá que seleccionara otro contrincante.

***

¿Quiénes son los aduaneros en las fronteras del pasado? Unos dicen que las mudas sirenas; otros que las palabras movedizas. Que si barreras de fuego en las cadenas montañosas. Quizás todos tengan su razón cuando haya una solo tiempo, tan continuo como efímero. Tan visible como insabible.

****

¿Vuelve tu rostro a tu figura, a la que podría dar aliento con una palabra? Como cualquier cuerpo eres tacto, rememoración. Porque no solo nacimos por y para lo perdido: somos lo perdido, lo que tus labios o los míos podrían evocar, si fuéramos fulgor sobre nuestras sombras apagadas.