sábado, 7 de julio de 2018

Sábado, 7 de julio de 2018

La importancia de una palabra, venía a decir Wittgenstein, depende de su contexto. Ahora yo me pregunto qué aporta un género como este, el diario,  a la literatura.
La pregunta viene, en mi caso de muy lejos. Casi siempre he sabido cuándo unas frases rozan el poema en prosa o lisa y llanamente conforman una prosa magnifica, esto es, poética. También he sido consciente de la morralla y del relleno, que tanto es necesario en el mismo poema.
Mis diarios nunca han querido servir de testimonio de una época, con sus personas, sino de registros de hálito, logros y fracasos de lo poético.
¿Qué importancia, así pues, tiene que el autor revele al detalle sus hábitos cotidianos, sus efluvios, sus ataques de hígado? Ninguna.
A lo mejor habría por ahí una vía inédita, la de registrarlo todo, sin pudor, sin contención, con nombres y toda clase de señales. Es siempre una tentación.
La casa hoy, poco antes del amanecer, era una sinfonía de pájaros, en un extremo y en el otro, cantos distintos, muchos de ellos casi imperceptibles. Qué gran alegría.