domingo, 11 de febrero de 2018

Domingo, 11 de febrero de 2018

He perdido las anotaciones correspondientes a los años 2014-2015. Creo que tengo a mi propio enemigo dentro de esta máquina, devorando contenidos como hace el tiempo con la mente y el cuerpo, o habiéndolo hecho antes de pasar a los discos duros externos, que, por otra parte, se han extraviado. Da lo mismo. Treinte, cincuenta, ninguna página menos. Supongo que, en todo caso, habré de avisar a mis ochenta lectores: pasé por tantos años y nada ha quedado escrito. La máquina ha aprendido y se ha anticipado a lo que ocurrirá de todos modos.