viernes, 1 de diciembre de 2017

Domingo, 3 de diciembre de 2017

Los horrores que nos esperan en la gran ciudad ya se dejan ver poco antes pasar por  las áreas de servicios, los almacenes logísticos, los concesionarios. Es un territorio de una luz muerta, aunque a veces se trate de una iluminación anaranjada, aún más fría. Todo ello se ve a ráfagas, pues el tren transcurre a través de un exterior oscuro. Solo nuestros aburrido semblantes reflejados en las ventanillas.
Cómo no van a asaltar los bárbaros el horror luminoso de la gran ciudad.