lunes, 18 de diciembre de 2017

Lunes, 18 de diciembre de 2017

Si quieres narrar un acontecimiento tienes que ser preciso y verdadero. Pero también te puedes largar con tus mitos literarios, con tus medias verdades, con tus verdades de subsistencia a otras parte.
En su opinión, yo había saltado demasiadas líneas rojas. Me había comportado con violencia; me había internado en la locura.
Y se alegraba la recolección de mi locura.
Mi memoria está astillada desde hace unos dieciocho años, con lo que solo tengo mis medias verdades, mis movimientos defensivos.
¿Quién oye al loco, si además este apenas recuerda y no tiene palabras para contar?
Tengo en la familia un suicida y un esquizofrénico, además de otros dos miembros con serios altercados en la cordura. Nunca meta dado miedo la locura, pero cuando he sentido que empezaba a entrar por mis raíces casi me he desvanecido del terror.
Lo dejo aquí por hoy.