sábado, 4 de noviembre de 2017

Sábado, 4 de noviembre de 2017

Cuando llueve y no hay más mundo, las palabras que lo dicen pierden más color. Pero la negrura de afuera sigue siendo la misma, sin latido, sin avance, muda como las palabras que ya no dicen más.