martes, 9 de mayo de 2017

Martes, 9 de mayo

Me agota el trajinar de los pájaros. Tanto trabajo y con tanto contento. Las hormigas trabajan tanto o más que los pájaros, pero como no pían solo hacen cosquillas en silencio al dorso de la tierra. Me gusta perder el tiempo; por eso lo escribo. Perder el tiempo es como darle la vuelta al guante. El tiempo que nos va sacando rostro, tierra, voz.... y nosotros desquitándonos del tiempo con la ilusión de conseguir más espacio. Los pájaros. Las hormigas. La enorme velocidad del mundo.